6323 reproducciones

El destete temporario es una técnica de control de amamantamiento que consiste en interrumpir temporalmente la lactación del ternero.


En el Uruguay, la forma más común de realizarlo es mediante la colocación de una tablilla nasal, la cual impide que el ternero amamante, mientras permanece al pie de la madre.


 


¿Para qué se realiza el destete temporario?


Mediante la interrupción parcial de la lactancia, se busca terminar con el bloqueo hormonal que produce el amamantamiento y por lo tanto, favorecer las condiciones que hacen que la vaca vuelva a reiniciar su ciclo reproductivo.


¿Qué características deben tener los animales para aplicar esta técnica?


Esta técnica se recomienda en vacas con condición corporal moderada, de 3.5 a 4 grados, o sea, hembras que no están en un anestro posparto profundo y que se encuentran mejorando su estado.


Vacas en estado corporal pobre, (CC 3 o menores) no presentan una reacción importante a esta práctica y necesitan otras técnicas más drásticas, como el destete precoz.


El destete temporario tampoco es muy efectivo en vacas de primera cría. En cuanto a los terneros, para ser destetados, deberán tener más de 60 días de edad y un peso aproximado a 70 kg.


Se debe tener en cuenta que en los días finales del destete se pueden ver terneros que han resentido su estado, con pérdidas de hasta un 10% de su peso vivo, pero que mejorarán luego de retomar la lactancia.


¿Cuándo se debe realizar?


Debido a que el efecto del entablillado no es inmediato y que las vacas demoran por lo menos, 20 a 30 días en reiniciar su ciclo reproductivo, es conveniente aplicarlo lo antes posible, al menos, entre 40 y 50 días antes de terminar el entore. Hay que tener en cuenta, que existe variabilidad en la respuesta individual, causada por diversos factores, tales como la condición corporal de la vaca, los días trascurridos desde el parto, el estado de la actividad ovárica y otros aspectos generales, como altura del pasto, clima, etc.


¿Cómo se realiza?


La técnica consiste en colocarle una tablilla nasal al ternero, la que impide que se amamante mientras permanece al pie de la madre. El ternero se mantendrá con tablilla entre 11 y 14 días, retirándose posteriormente, para que el ternero retome la lactación.


¿Qué aspectos operativos debemos tener en cuenta?


Si el destete se realiza mediante el uso de tablillas de plástico, es posible que algunas se caigan o se rompan, por lo tanto, es importante recorrer el rodeo con frecuencia para volver a colocarlas. Si los lotes de terneros son chicos, es mejor usar tablillas de lata.


La mayor pérdida de tablillas ocurre en las mangas, cuando están recién colocadas, por lo que se recomienda que los terneros salgan al campo o a alguna plazoleta, apenas se termine la operación.


Se debe tener en cuenta que hay terneros que igualmente maman por el borde de la tablilla, por lo tanto hay algunas situaciones que escapan a nuestras posibilidades de control.


En veranos lluviosos y con abundancia de pasto, se pueden registrar casos de vacas con infección de ubre (mastitis), debido a que ésta no es vaciada.


¿Qué aspectos sanitarios debemos cuidar?


El cambio de la alimentación provoca cierto estrés en los terneros, lo que puede ir acompañado de una baja en las defensas. Esto favorece una mayor incidencia de afecciones, tales como parasitosis gastrointestinales, por lo cual puede ser necesaria la dosificación con un antiparasitario.


¿Qué resultados podemos esperar?


Esta técnica nos permitirá adelantar y concentrar los celos, y de este modo, obtener terneros más homogéneos y más pesados al destete del próximo año. Con costos relativamente bajos, se puede esperar una mejora de la preñez de entre 20 y 25% en vacas con condición corporal entre 3,5 y 4.