118 reproducciones

El Ing. Agr. Hernán Bueno se refiere al déficit hídrico y forrajero de Canelones. Hubo falta de lluvias desde diciembre, registrándose una lluvia de 10 a 20 mm en los últimos dos meses.


Esta situación afecto las pasturas y en consecuencia la condición del ganado. Frente a esto, muchos productores utilizaron las reservas que fueron realizadas para pasar el invierno.


Debido a la escasez forrajera actual y disminución de las reservas hay que planificar la alimentación de esa época. Hay que diferenciar la alimentación de acuerdo a la priorización de las categorías productivas. Siempre y cuando llueva, se puede pensar en sembrar verdeos tardíos en marzo.


A las pasturas que ya estaban instaladas se las debe fertilizar luego del estrés hídrico.


En el caso del ganado, es necesario mantener su estado, una opción es alimentarlos con suplementos que valga la pena ser costeados y que se consigan cerca del predio.


Se recomienda suministrar suplementos que aporten fibra, que permitan mantener los estados y pensar en llegar a la primavera para ganar en ese momento lo que no se pudo ganar en invierno.