4470 reproducciones

El Capim Annoni (Eragrostis plana) es una maleza que ingresó al Uruguay a través de la frontera con Brasil, siendo identificada por primera vez en el año 80 en Cerro largo. Desde entonces, esta planta invasora ha colonizado caminos y rutas, ya que su semilla es transportada en la rueda de los vehículos, animales que van de una zona a otra, cursos de agua, por viento, etc.


Esta planta es una gramínea muy agresiva que se caracteríza por producir un alto número de semillas (10.000) que mantienen su poder de germinación hasta por 10 años. Se caracteríza por crecer en matas y ser poco apetecida por los animales, debido a sus hojas duras y su bajo valor nutritivo. Perjudica a los animales ya que desgasta su dentición de manera prematura y debido a sus características alelopáticas, disminuye la producción del campo natural porque las especies nativas que se encuentran cerca, mueren.


Dada la importancia que su presencia conlleva debido a la pérdida de productividad que provoca, fundamentalmente en la ganadería sobre campo natural,  la Dirección General de Servicios Agrícolas del MGAP ha georreferenciado esta invasora, para conocer su evolución en el territorio y realizar acciones que permitan su control.


 


¿Qué se hizo?


Durante 2015 la DGSA realizó un monitoreo que permitió tener los primeros datos sobre la distribución en el territorio del Capim Annoni. Partiendo de esa línea de base, otro monitoreo se realizó 2 años después, en 2017. En el segundo monitoreo se tomaron en cuenta los mismos criterios de relevamientode datos.


Para realizar el relevamiento se niveló el conocimiento del equipo técnico y unificó el criterio de observación para que el resultado fuese lo más objetivo posible.


Se realizó una escala para el relevamiento de la población de la maleza. Se estipuló que se tomarían tramos de 25 km de caminos y rutas y se marcarían con un punto. Se definió que se marcaría como punto rojo si en el tramo existen “focos”, por lo tanto se observa una porción de suelo cubierta de plantas uniformemente distribuidas desde la banquina hasta el alambrado, formando un tapiz denso altamente agresivo donde la competencia ya no es ejercida por las especies no invasoras. Se marcaron puntos naranjas cuando existieran “manchones”, o sea conjunto de plantas más o menos uniformes distribuidos aleatoriamente en todo el retiro de la ruta, estás colonias ocupan menos superficie que los focos y tienen competencia de otras especies. Se marcaron como amarillos donde hay “hileras de plantas”,  generalmente ubicadas en la banquina y zonas cercanas a la capa asfáltica. Se marcó en color turquesa los puntos con “plantas aisladas” pero con la salvedad que las mismas están separadas por distancias considerables. También es donde se prioriza el control para eliminar los puntos de infestación de la maleza. Se identificó con el verde aquellos tramos sin presencia de plantas.


Cada equipo describió las situaciones encontradas mediante planillas confeccionadas para la ocasión, donde se registró la ruta o camino, los kilómetros de inicio y final, el color a que corresponde y las coordenadas como elemento de seguridad para su ubicación, así como todos los datos que se consideraron relevantes. En total se recorrieron más de 4.000 km entre rutas nacionales y caminos departamentales de los cuales unos 3.000 km forman parte del relevamiento.


 


Resultados del relevamiento


Mapas: Evolución de la presencia de Capim Annoni desde 2015 a 2017.



Las rutas que constituyen corredores internacionales siguen siendo la principal vía de ingreso al país para la especie. A su vez, se ha generado un corredor interno en el territorio que va de noreste a suroeste; este tiene como origen el transporte de madera desde las plantaciones (noreste), hacia las plantas de industrialización del litoral oeste, esto estimula la dispersión de las plantas a otras zonas. Es por esta razón que en este último relevamiento se incluye el departamento de Río Negro.


En estos últimos años el clima ha sido sumamente favorable para las gramíneas, por lo tanto, también para el Capim Annoni. 


Se identifican a los centros poblados sin importar su tamaño, como el principal agente de infestación, ya que se dificulta el control, debido a la prohibición del uso de fitosanitarios en cerca a centros poblados.


Otras fuentes de infestación y dispersión lo constituyen los locales de ferias ganaderas. Si se considera que la mayoría de los terneros producidos en el norte terminan su ciclo en el sur, esta situación podría causar futuras infestaciones en lugares que no hay Capim.


Si bien el relevamiento se realizó en caminos, se observa un cambio importante en la presencia de la maleza en los predios, siendo más frecuente. La situación se observa en predios donde existen actividades agrícolas (ej. arroz en Artigas) o con movimiento de maquinaria; así como también en predios ganaderos.


 


Conclusiones


En donde el MGAP lleva adelante acciones tendientes a contener el avance de esta invasora, la infestación se mantienen o tiende a la baja. En zonas donde no se realizan acciones, la maleza avanza lentamente pero de forma permanente.


Es necesario que las aplicaciones de herbicidas sean muy frecuentes en las primeras etapas del control para bajar las poblaciones de la maleza. Por lo tanto, en zonas donde la presencia de esta maleza tiene muchos años, es imprescindible la participación de los productores, controlando con aplicaciones localizadas hasta agotar los bancos de semilla y evitando el ingreso a sus predios.


Los departamentos de Rivera y Cerro Largo por presentar una frontera seca de mucha extensión requieren de estrategias de contención y control permanentes,  ya que  la presencia de la maleza en territorio brasilero fronterizo es muy grande, asegurando así una dispersión permanente de semillas.


Es necesario el control en los locales de ferias ganaderas ya que la presencia de Capim Annoni allí, facilitaría la entrada de la maleza a los campos de zonas y que hoy no son un problema.


Por último y dado el desconocimiento de esta maleza que tienen aún muchos productores del norte del país, se considera importante que en los casos donde se constate por parte del MGAP la presencia de Capim Annoni dentro del predio, se alerte al productor sobre problema. Por lo tanto se requiere que los equipos de extensión del MGAP lleguen a los productores para frenar el avance de esta maleza.


Realizado en base al informe elaborado por los Ings. Agrs. Santiago Contarin, Juan Ihlenfeld, Pablo Faguaga, Gonzalo Figarola y Tecs. Agrops. Juan Luis Corti, Silvana Fernández, Wullian Techeira. Colaboración Ing. Agr. Elina Zefferino.