486 reproducciones

Por el Ing. Agr. M.Sc. Julio Perrachon


Teniendo en cuenta la situación actual, cuando en varias zonas del país persiste el déficit hídrico y forrajero, se sugiere como una manera de obtener forraje rápido pensando en el otoño la siembra inmediata de avena o de raigrás para el próximo mes.
También hay que tener en cuenta algunas medidas de manejo durante la siembra y luego que las plantas nazcan.


 


Avena


Si hay necesidad de forraje temprano en otoño, lo aconsejable es la siembra de avena en febrero,  el cultivo de invierno que soporta mejor la falta de agua en el suelo.  A partir de la experiencia de muchos productores, es posible sembrar la avena en seco (principio de febrero), donde la semilla no germinará hasta las primeras precipitaciones.


Para lograr la siembra en el mes de febrero, es importante que la cama esté preparada con anterioridad.


La avena, es ampliamente reconocida, por sus características de buena producción de forraje, precocidad, capacidad de macollar, y posibilidad de siembra temprana. Las principales debilidades que posee, son la alta susceptibilidad a los ataques de pulgón y roya de hoja, por lo que es necesario controlar el cultivo realizando recorridas frecuentes.


La especie byzantina (amarilla): LE 1095 A – RLE 115 – Protina 34, se destaca por la posibilidad de siembras tempranas (febrero), sin que se encañe tempranamente y por su buena adaptación al pastoreo combinando ciclos largos, hábito de crecimiento semipostrado y buen macollaje. Esta característica le permite un largo período de pastoreo y posibilidad de cierre para la cosecha de semilla o reserva de forraje (fardos de avena con grano lechoso). También existen otras especies, pero para lograr buenos resultados se deberán sembrar más tarde.


 


Raigrás anual


Es una gramínea de ciclo largo, muy rústica, buena producción de forraje, excelente calidad, buen rebrote, buen comportamiento sanitario (roya de hoja), poco afectado por pulgón y con gran resistencia al pisoteo. Tiene una muy buena resiembra y excelente respuesta a la fertilización nitrogenada.


Con siembras de fines de marzo se obtienen pastoreos desde mediado de mayo en adelante. Si las necesidades de forraje se hacen más importantes para invierno y comienzos de primavera, la siembra podrá efectuarse a fines de marzo - abril.


Debido a que una de las principales limitantes que posee esta gramínea, es la poca tolerancia a la falta de humedad en el suelo, NO es aconsejable la siembra antes de marzo.


 


Más información sobre estos verdeos siga el siguiente link:  "Siembra y manejo de verdeos"