Las temperaturas fueron superiores al promedio histórico, las precipitaciones fueron normales  para la época y se registraron heladas poco intensas.

 

En la región Este y Litoral Norte se registraron al final del periodo, niveles de precipitaciones que ocasionaron desbordes de cauces naturales, y en algunos casos, roturas de alambrados.

 

La mayoría de las aguadas artificiales se mantuvieron colmadas y aquellas en las que faltaba agua, se recuperaron.  Los niveles de los cauces naturales han sido altos, incluso registrándose desbordes de ríos y arroyos.  

 

Las pasturas naturales tuvieron tasas de crecimiento similares al promedio histórico durante este periodo en las regiones Litoral Centro y Litoral Norte, siendo mayores en la zona Este.

 

Este año en particular, luego de un verano y otoño inusual respecto a los crecimientos de las pasturas naturales, se ingresó al invierno con altos volúmenes de forraje. Por este motivo, la disponibilidad durante el invierno ha sido superior a la registrada habitualmente en esta época. También, y en contraposición a lo que ocurre generalmente, no hubo pérdida de calidad del forraje, como consecuencia de las altas temperaturas, ausencia de heladas intensas y disponibilidad de agua en el suelo.

 

En el caso de los mejoramientos, se observó que muchos se comportaron de manera similar que el campo natural, registrando altas tasas de producción. Hubo situaciones donde la acumulación de forraje del otoño  no permitió su desarrollo normal, pero actualmente comienzan a tener el crecimiento habitual para la época.

 

Las praderas, en general, produjeron altos volúmenes de forraje, beneficiadas por las condiciones climáticas. En algunos casos se constataron problemas de piso, pero en general hubo un buen aprovechamiento del forraje producido.

 

Los verdeos de invierno, principalmente los cultivos de raigrás, han aportado altos volúmenes de forraje, respondiendo de buena forma a la aplicación de urea.

 

El estado corporal del rodeo en general era excelente al comenzar el invierno y continúa siendo bueno, incluso en aquellos predios que sistemáticamente se complican en esta época, no hay animales en mal estado. 

 

Comenzaron las pariciones de las vacas entoradas temprano y de vaquillonas, sin registrarse complicaciones.

 

En cuanto a las recrías, en algunos predios las vaquillonas han tenido pérdidas moderadas, fundamentalmente en la zona Litoral Norte y Litoral Centro, por lo cual pueden no llegar en condiciones óptimas al próximo  entore. En la zona Este, el estado de esta categorías, en general, es buena.

 

Los ovinos tienen buen estado como consecuencia de las condiciones climáticas. Las esquilas preparto se realizan lentamente debido a las precipitaciones de los últimos días, que las han atrasado. 

 

Informe completo