Analizando el periodo comprendido entre el 15 de diciembre de 2016 al 15 de febrero de 2017, se aprecia que los niveles de precipitaciones fueron altos para la época del año, más aun cuando se preveía una seca.  Las temperaturas habituales de la época y la disponibilidad de agua en el suelo propiciaron el crecimiento de las pasturas y en consecuencia, la buena respuesta de los animales.

 

Debido a las precipitaciones de comienzos de verano, el nivel de las aguadas está colmado, habiendo excepciones en algunas partes de la zona sur del Litoral y centro, donde los cauces naturales con escaso caudal han disminuido su aporte.

 

Las condiciones climáticas estimularon la producción de las pasturas naturales, las cuales registran altas tasas de crecimiento. Si bien algunas especias habían culminado su ciclo, las condiciones hídricas estimularon los rebrotes y por ende el aporte en cantidad y calidad de forraje.

 

Las pasturas artificiales (praderas) han tenido tasas de crecimiento superiores a lo habitual para la época. La producción de forraje durante el verano ha sido muy alta y en general todas las especies utilizadas en las praderas han tenido un excelente comportamiento, pero se destacan aquellas de producción estival como Lotus corniculatus y tenuis, Trébol Blanco, Trébol Rojo y Alfalfa.

 

Respecto a los verdeos de verano, se implantaron muy bien y han producido mucho forraje. En algunos casos donde la siembra fue realizada temprano se ingresó al cuarto pastoreo.

 

Los cultivos para reserva, maíz y sorgo tienen un excelente estado con rendimientos mayores a los esperados.

 

Si bien el estado del rodeo de cría no era el mejor al finalizar la primavera, esta situación se ha ido revirtiendo como consecuencia de las precipitaciones y la respuesta de las pasturas. En este momento se está finalizando el entore, etapa en la cual se registraron altos niveles de celos, determinados por la buena condición corporal del rodeo debido a la oferta abundante de pasturas sobre el final del periodo. Este hecho se corroboró con la observación del trabajo de los toros. 

 

La categoría de recrías ha tenido buenas ganancias diarias, por este motivo se espera que tengan una condición adecuada para enfrentar el próximo invierno. Las vaquillonas han tenido un buen desarrollo y se espera que lleguen con el peso adecuado para su primer entore.

 

Las invernadas se potenciaron debido a la alta disponibilidad de forraje, muchos productores aprovechan a acumular kilos para compensar los precios bajos pagados por los animales gordos.

 

El estado de los ovinos en general fue ideal hasta fin de diciembre, pero este se ha complicado o se espera que se pueda complicar, debido al desmejoramiento de su sanidad como consecuencia del exceso de lluvias y el volumen de pasto en los campos.

 

 

INFORME  COMPLETO