Lluvias abundantes

Durante el periodo comprendido entre el 15 de diciembre y el 15 de febrero, la situación climática se caracterizó por lluvias frecuentes, con niveles acumulados para el bimestre, mayores al promedio histórico. Muchos de los días estuvieron nublados y la temperatura fue baja para la época, lo que cambió al final del periodo.

A causa de las precipitaciones, las aguadas artificiales y naturales han estado siempre completas, no manifestando problemas de agua en cantidad y calidad para el abrevadero del ganado.

 

Pasturas exuberantes

Las pasturas naturales tienen un estado excepcionalmente bueno; el volumen de forraje es superior al habitual para esta época y su calidad no ha disminuido. Es claro que aquellos predios donde la carga animal se había bajado, la condición del campo natural es mejor que en aquellos que no, pero de cualquier forma en la generalidad de los casos el pasto es suficiente.

Los mejoramientos produjeron altos volúmenes de forraje durante toda la primavera y el verano. Las condiciones climáticas, han sido ideales para el desarrollo de las leguminosas las que, a su vez, aportaron altos niveles de nitrógeno que fue aprovechado por las gramíneas. Teniendo en cuenta el volumen acumulado, es importante limpiarlas para fomentar el nacimiento y crecimiento de  plantas.

Las praderas también han producido altos volúmenes de forraje, fundamentalmente aquellas que tienen gramíneas estivales.

En verdeos de verano, también se observaron altos aportes de forraje, incluso superando la demanda de los animales. En algunos casos el pastoreo se vio dificultado debido a la falta de piso causado por el exceso de agua. 

 

El estado de los animales a punto caramelo

El estado corporal del rodeo es, en general, bueno a muy bueno debido a las condiciones climáticas y los altos volúmenes y buena calidad del forraje. Está culminando el servicio y se espera que los índices de preñez sean altos, aunque debido al efecto que se arrastra de la sequía del verano de 2018, gran parte de las preñeces pueden ser tardías. Si bien las técnicas de control de amamantamiento se han difundido y son conocidas por los productores, en muchos predios no se han aplicado debido al buen estado de los vientres.

Las recrías, han registrado altas ganancias de peso como respuesta a la disponibilidad de forraje de buena calidad.

Los productores invernadores o que realizan ciclo completo, han mantenido el ganado al no tener la necesidad de bajar la carga frente a la condición de las pasturas. Esta situación permitió ganar más kilos por animal, contrarrestando así, la mala relación compra/venta.

 

No todas son buenas

Respecto a la sanidad, si bien en esta época son habituales los problemas de miasis (bicheras) este verano se ha destacado por la alta incidencia de esta parasitosis. En veranos lluviosos también son habituales las parasitosis gastrointestinales en ovinos y vacunos, por lo cual se recomienda realizar análisis coproparasitarios para controlar parásitos específicos.

En zonas con garrapata, se han registrado muertes de animales por Tristeza.

 

 

Descargar Informe completo