Se vino la primavera

Durante el periodo comprendido entre el 15 de agosto y el 15 de octubre, la situación climática se caracterizó por un final de invierno frío, situación que ha cambiado con el ingreso de la primavera.

Los niveles de precipitaciones fueron altos, lloviendo de forma copiosa  y frecuente. En varias zonas, los niveles de agua acumulada en el suelo llegan al 100%.

La mayoría de las aguadas artificiales destinadas para abrevadero del ganado, se completaron.  Los embalses para el riego de arroz, se han completado en el norte del país,  mientras que en el este no han llegado a los niveles óptimos.

 

Aumenta la producción de pasto

La respuesta de las pasturas naturales a los estímulos climáticos fue muy positiva, pero debemos recordar que los campos que terminaron al ras en invierno, no han acumulado suficiente forraje. En los predios donde hubo ajuste de carga en otoño y la sequía no tuvo tanta incidencia, hay mayor disponibilidad de forraje.

En el caso de los mejoramientos, se observó que así como ocurrió con las pasturas naturales, respondieron positivamente a las temperaturas moderadas, días soleados y humedad en el perfil del suelo. Se destaca la presencia de Lotus El Rincón produciendo altos volúmenes de forraje.

Las praderas también tienen un excelente nivel de producción. Las pasturas compuestas por alfalfa, trébol y festuca, son las que han tenido un mejor comportamiento.

Los verdeos de invierno, principalmente los cultivos de raigrás, no han aportado forraje suficiente al comienzo del periodo, lo que cambio con el ingreso de la primavera. Hoy, aportan buena cantidad y calidad de forraje que se espera aprovechar hasta el final de la primavera. Los cultivos de avena, en la mayoría de los casos, han finalizado su ciclo.

 

Partos con estados corporales bajos pero mejorando

El estado corporal con que el rodeo de cría llegó al parto no es el deseado, se observa que la situación es más complicada en las zonas donde el déficit forrajero de primavera-verano fue acentuado y no se bajó la carga de los campos. Al norte del Río Negro se han registrado muertes de animales, aunque no es una situación generalizada. No obstante lo anterior, se verifica que el estado del ganado viene mejorando en consonancia con la mejora en la oferta de forraje.

Se deberá mantener la categoría de primera cría bajo la lupa, ya que seguramente sea necesario realizarles manejos diferenciales en tiempo y forma para que se preñen durante el próximo entore.

En cuanto a las recrías, su situación es similar a la del rodeo general, en los casos que hubo ganancias de peso, estuvieron determinadas por el ingreso de alimento extrapredial, pero en gran parte hubo pérdidas de peso. Se observa el efecto compensatorio consecuencia de la alta oferta de forraje.

 

 

Descargar Informe completo